miércoles, 3 de octubre de 2012

APRENDIZAJE . Estar "activado" para aprender .

Sabemos que el proceso de aprendizaje es un proceso biológico, aunque todavía las investigaciones no determinan exactamente cómo es que se da ese proceso.
Sabemos que la percepción es el primer paso indispensable y que si nuestra corteza cerebral no estuviera activada no lograríamos aprender, como cuando dormimos y no aprendemos.
Cada ser humano puede tener un nivel de activación adecuada y suficiente para poder aprender. Y cada aprendizaje necesita un nivel diferente de activación cerebral.
El nivel bajo de activación va con el desinterés y la apatía para aprender.
El nivel excesivo de activación se asocia con el miedo y la ansiedad, que tampoco favorecen el aprendizaje.
Por todo esto es más preciso hablar de "desactivación" que usar el término generalizado e impreciso de "desmotivación".
Se necesita valorar lo que se aprenderá, desear aprenderlo, gustar de lo que se aprenderá, sentirse seguro y capaz de aprender. Sólo así puede ocurrir el aprendizaje satisfactoriamente. Esa es la "activación" de la que hablamos.
Contribuyen a una adecuada activación cerebral el interés que el profesor sepa despertar,  la propia autoconfianza del alumno,  el apoyo con el que se cuenta en el hogar y la escuela.
Perturban la adecuada activación el sentimiento de incapacidad,  el mal ambiente en el hogar y la escuela, el desinterés sembrado desde el hogar por el estudio y lo intelectual.
Continuaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario