lunes, 14 de marzo de 2016

UN MUY MAL HÁBITO . Un intento más por corregirlo.

Un hábito que se inicia la primera vez que un niño coge mal un lápiz o una crayola y nadie lo mira, nadie le enseña, nadie lo corrige.
Si va así a la escuela será ya muy difícil que una maestra, con muchos niños que atender,  pueda corregir lo que un padre y una madre no pudieron corregir con un solo niño.
Y una vez establecido el hábito ya casi es milagroso corregirlo. Si no me crees, observa escribir a los adultos que tengas cerca.
Las consecuencias son importantes, desde la fatiga que ocurre al coger mal el lápiz, hasta el desgano y/o rechazo ante las tareas que implican la escritura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario