martes, 29 de marzo de 2011

domingo, 27 de marzo de 2011

EL SALÓN DE CLASE

Una clase, como grupo y como actividad, es una porción de vida cotidiana.
En ella hay amistad, hay relaciones humanas, hay alegría, hay tensión, hay juego, hay responsabilidad, hay de todo un poco pero dentro de un marco de trabajo. No se trata de un parque de diversiones aunque tampoco es un centro de reclusión.
Así que, te servirá mucho para la vida aprender a notar qué es lo conveniente que hagas durante las horas de clase.  En la vida es muy útil saber ubicarse, para actuar sabiamente.
Te lo digo porque hay, pocos pero los hay, quienes viven totalmente desubicados y consideran que el aula es cualquier cosa, desde dormitorio o comedor, hasta pista de patinaje o campo deportivo. ¡ Y no es así !
Así que vigílate en el aula, cómo te sientas, cómo te portas, cómo tratas, cómo te dedicas.
Si haces lo que corresponde, no sólo te sentirás bien, te harás apreciar bien y rendirás bien.

viernes, 25 de marzo de 2011

HORA DEL PLANETA



miércoles, 23 de marzo de 2011

DEJA TU CABEZA EN SU SITIO.

Parecerá de más decírtelo pero debo decírtelo.
Ocurre mucho que se entra al aula a "oír" clase. No sólo deberíamos oír . Entras al aula no sólo a ser cortés y escuchar a los profesores, entras a vivir esa experiencia de aprendizaje, a escuchar, a pensar, a preguntarte y a preguntar, a cooperar con ideas, a recordar otros temas relacionados al actual, a trabajar.
¿Y cómo harías todo ello si tu cabeza no está en su sitio? Muchas veces tenemos el cuerpo en el lugar de clase, ¿pero la cabeza?. ¿Dónde está tu mente, tu pensar, tu memoria, tus deseos?
A todos se nos va la mente a otro sitio en algún momento, pero necesitamos volverla a su lugar.
Recuérdalo, no basta con que sientes a tu cuerpo en el aula. Tu aprendizaje necesita de todo tu pensar, tu sentir, tu querer.

domingo, 20 de marzo de 2011

sábado, 19 de marzo de 2011

LLEGA CON INTELIGENCIA.


Si llegas al centro de estudios a tiempo ya empezaste bien.
Si en tu centro hay un oratorio ¡pasa a decirle buenos días al Señor de la Vida!  Son tan pocos los chicos y chicas que lo hacen y no sabes lo bien que te va a ir todo el día, por tener ese gesto de cariño y respeto para con quien te ama.
Al encontrarte con compañeros, míralos y sonríe.¡Es tan feo que la gente sólo ande como mirando al vacío!
Al encontrarte con amigos, salúdalos.  Igual, al encontrarte con los mayores que trabajan ahí.
Y luego viene el asunto del uso del tiempo previo al trabajo.
Si tienes algo que revisar, revísalo. Si no hay nada que hacer, conversa con alguien.
Pero no es buen tiempo para ponerse a correr, a jugar, ni para empezar el día con risotadas grupales que a veces parecen escandalosas y sólo te dan mala imagen.
Y cuando suene el timbre llamando a aulas, recuerda que -gracias a Dios- todavía escuchas. Así que muévete hacia tu salón de clases. Y a buen paso, que para eso estás más joven que tus abuelitos. ¿Imaginas con qué ritmo llegará tu cerebro al aula si te has movido al ritmo de un viejito de cien años?

martes, 15 de marzo de 2011

Una oración por Japón, hagámosla


LLEGA PUNTUAL CADA MAÑANA . Nueva Serie

Te cuento que en mi larga experiencia en escuelas, nunca he visto algo más tonto (y frecuente) que llegar tarde, entrar con cara de susto o disgusto, ganarse una llamada de atención o un demérito, y comenzar el día de estudios con "mal pie", como se dice.
Claro que llegar tarde alguna vez en la vida nos ha pasado a todos. No estoy hablando de eso. Hablo de los que toman el hábito de acostarse tarde, no usar despertador, despertarse cansados, alistarse mal, desayunar peor, y llegar atrasados.  ¡Qué calamidad!
Y es una calamidad con arreglo. ¿Cómo?
1.Haz tus obligaciones escolares temprano cada tarde.
2.Acuéstate calculando dormir mínimo 8 horas, o más si eres jovencito.
3.Usa despertador. Nunca esperes que otros te despierten.
4.Haz una rutina ágil de aseo para salir guapo/a de casa.
5.Desayúnate, quítate el ayuno de toda la noche. Come algo sano (he conocido chicos cuyo desayuno era una gaseosa).
6.Sal con tiempo de tu casa.
¡Es tan divertido organizar nuestro tiempo!
¡Y se acabaron los problemas de impuntualidad!

viernes, 11 de marzo de 2011

LOS FINES DE SEMANA. Fin de la Serie Ayudándonos más

A casi todos les gusta los fines de semana. Las razones pueden ser diferentes, pero son.
Y es bueno tener ilusiones, aunque hay que fijarse con qué nos ilusionamos.
El fin de semana debe servirnos para relajarnos un poco, para romper la rutina, para estar más con quienes amamos.  No es para volvernos locos y matarnos con diversiones extremas.
Yo no sé qué haces tú los fines de semana, pero espero que sea algo positivo. Por ejemplo, es buena idea comenzar el fin de semana el viernes temprano por la tarde realizando los deberes del lunes y avanzando lo que se pueda de la semana siguiente. ¿Creíste que iba a decir durmiendo o saliendo de fiesta?  No sería muy inteligente hacerlo porque  -ya de entrada-  malogras tu fin de semana sembrando en ti el sentimiento de que no has hecho lo que necesitabas hacer.
Lo que hagas el sábado y el domingo (ver una peli, hacer siesta, salir al campo, hacer un deporte, pasear por sitios de tu ciudad) dependerá de tus padres y de ti. Pero que no sea nada que te impida empezar el lunes con la cabeza en orden y el ánimo bien dispuesto.

lunes, 7 de marzo de 2011

RECUERDA QUE QUIEN LEE BIEN, ESTUDIA BIEN

Ya te lo habrán dicho pero deseo repetírtelo porque es cierto.
Es que leer es la herramienta clave en el estudio académico. Y me atrevo a decir que es así en casi todo aprendizaje. Siempre habrá avisos, datos, instrucciones. Y si no leemos bien ... no entendemos.
Algunos pensaron que con las computadoras se acababan los libros y la lectura. Y no fue así ni lo será.
Al menos la lectura seguirá para siempre, podremos malograr la escritura pero igualmente habrá que leerla.
Al leer ganas : ganas vocabulario, ganas redacción, ganas comprensión, ganas retención (memoria).
Por eso, no leas solamente tus textos, lee todo lo bueno que llegue a tus manos, ¿o a tus ojos?

Para ayudarte más en todo lo relacionado con el leer y el estudio, usa este enlace :
http://marthasialer-4.blogspot.com/search/label/lectura

jueves, 3 de marzo de 2011

TRABAJA DIARIAMENTE.

Te has dado cuenta de que al hacer cosas, unas las hacemos a diario y otras, de vez en cuando.
A diario comes, te aseas, duermes, piensas, oras (¿me equivoco?), vas a clases, estudias, etc.
De vez en cuando vas de visita, vas al cine, sales de paseo, etc.
¿Ves? Lo importante, por necesario, no se hace de vez en cuando.
Si no te acostumbras al estudio diario , no llegará ese día mágico en que empieces  a hacerlo.
Ponte un horario y cúmplelo . Puedes ver esta entrada sobre horarios  : http://marthasialer-4.blogspot.com/search/label/horario
No tienes por qué fatigarte y trasnochar, anda aprendiendo a aligerarte para hacer las cosas bien, sin necesidad de ponerte horas y horas en algo.
Y acostúmbrate a acabar lo que empiezas.
¿Que no es fácil dejar  de ver la televisión o entrar a internet? Si te es posible déjalos para el fin de semana.  Si no, ponles un horario corto.